viernes, 27 de septiembre de 2013

LA POESÍA: UNA GRAN VIRTUD HUMANA (Por: Jorge Ita Gómez)


 Años radicado en Estados Unidos, Roger Santiváñez Vivanco (Piura, 1956) nos ofrece ahora su gran Virtú (Hipocampo editores, 2013), su más reciente poemario.

Santiváñez es un poeta virtuoso que en larga batalla con la palabra, ha ido modulando su voz hasta estructurar un lenguaje trílcico escrito en peruano ganado en altas horas (iluminado andarín) de la noche a las frías calles limeñas.

Se puede hablar de un antes (Antes de la muerte y Poemas para iniciados) ensayos o modos -ejercicios materiales/espirituales- de abordar la creación; y un después en su poesía a partir de El chico que se declaraba con la mirada y el consabido correlato de Symbol, Cor Cordium, Santa María y Eucaristía, que se corresponden en espíritu y exploran las múltiples posibilidades del lenguaje y el ritmo interno del verso llevándolos en su desesperación de vida y poesía -dolores morales- a límites extremos por el goce de la belleza.

Bronca poesía lúdica, de ruptura epistemológica en el encabalgamiento y la construcción lógica y natural del verso y hábil aprovechamiento polisémico y semántico de las palabras, en la que sin embargo subyace inalterable esa mística subceleste que nos subyuga.

Virtud se llama esa flama que arde siempre y no se apaga nunca ni creando un huracanado viento de plumas y amapolas.

No hay comentarios: