jueves, 8 de abril de 2010

FERNANDO CARRASCO NÚÑEZ Y SUS CRUENTAS RELACIONES CON LA MUERTE: Por JORGE ITA GÓMEZ




Hábil narrador de historias sublevantes Fernando Carrasco Núñez (Lima, 1976) en La muerte y otras traiciones (Hipocampo editores) jalona en cada cuento suyo con certeras y bien pensadas frases la atmósfera propicia y el perfil psicológico de sus variopintos personajes que apareja diestramente y pueblan con creciente avidez el universo de su narrativa, como instrumento de liberación ante la crueldad y el dolor insufribles de los protagonistas de las historias que cuenta en La ficha marcada, Al fin de la partida, Último tercio, Vida y pasión de Jesucristo, La puñalada, Mariposas, Hasta que lo despediste, mujer, Nos han dejado solos y Visitaciones.

Crea y recrea con singular donaire el instante crepuscular de la gloria y la fatalidad en que suele a veces convertirse la celebración de la fiesta brava en el relato taurino titulado “El último tercio”, dedicado -como reza- a su pequeño hermano David, que nos remite a la historia de Belmonte el trágico o a la de Manolete, grandes referentes de la tauromaquia mundial, que fueron mortalmente cogidos por el asta filoso del toro que lidiaban, dejando en la arena del ruedo sangre, sudor y lágrimas. Es decir, el épico fragor de la heroicidad de sus destinos, enfrentados a la muerte, cara a cara, como el anverso y el reverso de una misma moneda.

El giro inesperado que va tomando el curso de su escritura en la dinámica del relato no es gratuito, más que mero pretexto o premeditado artilugio es más bien un fin en sí mismo, un mecanismo eficaz que se convierte en el resorte impulsor que le permite alcanzar la contundencia del final inesperado, allí a donde van derechito a consumarse las infidelidades resultantes de la convivencia disfuncional que va marcando a fuego a sus personajes, como en el relato “La ficha marcada” y las altas traiciones perpetradas muchas veces con horror y crueldad en el cuento “Hasta que lo despediste, mujer”.


Verdaderamente un libro aleccionador de notable calidad artística e iguales méritos insoslayables, forjado en el trajín de la batalla librada cotidianamente con las letras y depurado como el buen vino por el tiempo, en el que se da cuenta a modo de relaciones cruentas y sin medias tintas, siguiendo atento el ritmo febril de las pulsaciones propias de la cuentística contemporánea, acontecimientos fantásticos y otros sucesos extraordinarios configurados en el reino del Perú.


Jorge Ita Gómez



No hay comentarios: