sábado, 20 de febrero de 2010

Y AHORA QUIÉN LE QUITARÁ EL LUTO DEL ALMA A LOS ITA GÓMEZ DEL BARRIO


Y ahora, ¿quién le quitará ese luto del alma a los Ita Gómez, Señor? Él era una persona íntegra. Demasiado generosa y noble, además. ¿Por qué no tomaste mi vida por la de él, tantas veces que te lo pedí? Y Si eres vida, ¿por qué me das la muerte? Si eres muerte, ¿por qué me das la vida? Tendido en la cama N° 10 de un hospital con una amarillenta palidez e hinchazón en la piel ni todo el amor del mundo me hará ya volver a los míos y lo sabes bien. Me revienta la piel el dolor y esas dolorosas agujas ensangrentadas, ni qué decir. Y tantísimos tubos, ¿qué destilan, Señor?, ¿acaso la vida artificial que yo nunca pedí? Ahora mismo me mudaré con zapato y todo y mi dolor a cuestas a una vida mejor o una playa más ancha. Sin cachitas, Señor, sin cachitas.



Jorge Ita Gómez



No hay comentarios: