lunes, 1 de febrero de 2010

ME LLEGAN Y RESBALAN TUS MECIDAS Y CONSTANTES METIDAS DE PATA



Me llega y me resbala tu actitud pueril. Me revienta, como no tienes idea, que siempre repitas hasta el cansancio ese patrón de conducta que te pinta o desnuda mejor de cuerpo entero como una majadera chiquilla, que no sabe bien ni lo que quiere, casquivana, cuando bien sabes que sé a la perfección de qué pie cojeas. Eternamente en fuga, nunca quieta, como el vaivén incesante de las olas del mar picado o hamaca tropical que el viento alegre mece ligera de cabo a cabo sin tomar descanso en pausado bamboleo. Nunca madura y siempre infantil. Me llegan y resbalan tus continuas mecidas y constantes metidas de pata.

No hay comentarios: