martes, 26 de enero de 2010

SOLO TÚ ENCIENDES TODOS LOS COLORES DEL ARCOIRIS PARA MÍ



Solo tú enciendes apasionadamente todos los colores del arcoiris para mí, en cada beso, verso y remanso de paz, desde el cielo agitado de tus ojos almendrados, en un triz. Al fin y al cabo, remanso de paz para el reposo imperturbable del poeta guerrero, que retorna galopante con furia ciega a la vida, mientras una bandada de aves migratorias confundida revolotea en torno al algodón blanco percudido de las nubes y tus cejas golondrinas.


Jorge Ita Gómez



No hay comentarios: