sábado, 23 de enero de 2010

HARTAS NOCHES EN VELA



Noche sin luna, despierta, no te quedes dormida en mis brazos, porque roncas como yo, muy feo, cuando rendido me desvelo entre café y café hasta caer desbarrancado como un caballo, de mi escritorio al suelo, procurando entre gallos y media noche, a trancas y barrancas, escribir algún verso memorable por el que se me recuerde toda mi muerte o se me olvide sin piedad toda la vida.






Jorge Ita Gómez

No hay comentarios: