domingo, 31 de enero de 2010

EL BIEN ESQUIVO DEL ETERNO FEMENINO



Que en todo tiempo y lugar te vaya siempre mejor es mi mayor deseo. Tú lo sabes. Y no has de extrañarte por nada de este mundo, que esto sea así, pues siempre te quise bien y más de lo debido e indebido también. El bien esquivo del eterno femenino, amiga regalada, juega mucho en tales terrenos y circunstancias tales solo para saber a ciencia cierta y a posteriori también, pues nadie experimenta en pellejo ajeno, cuánto duele lo que se tuvo entre manos y se pierde por no nada o quítame esta paja cuando uno se va definitivamente, como jugando, silbando una canción.





No hay comentarios: