martes, 4 de diciembre de 2007

MIGUEL ÁNGEL GUZMÁN DÁVILA: LITERATURA DE PUNO

Hemos dividido, el presente libro, en tres partes: Literatura oral altiplánica, Poesía puneña y Narrativa en Puno. El limitado formato no nos ha permitido presentar con la debida generosidad a todos los escritores importantes de este departamento. Sin embargo, creemos entregar al lector una muestra bastante cabal de la Literatura de Puno. Hemos puesto empeño en publicar primordialmente textos que no hayan tenido la debida difusión pese a su calidad, o porque se hallaban desperdigados y/o escondidos por allí, y por lo tanto eran d emuy difícil acceso. Escogí iniciar la literatura oral, por ser una vertiente hasta ahora imperecedera, en tanto se va enriqueciendo cada día más merced al paso del tiempo y de las generaciones, que, en su intenso fluir y trascender, no hacen sino enaltecerla permitiendo nuevas fabulaciones sobre los mismos personajes, las mismas acciones y las mismas concepciones del mundo no obstante su aparente cambio y transformación. La poesía puneña es la que tiene mayor representatividad en el libro, dada su enorme trascendencia y su papel fundacional, en la poesía peruana del siglo XX. Baste mencionar al grupo Orkopata y a sus integrantes, así como a otros poetas insulares que también contribuyeron con su obra a vitalizar la tradición poética de su región. Un caso bastante singular es el del poeta Alberto Mostajo, para quien reclamamos una revalorización de su obra, intensa, telúrica y cósmica, dotada de una fuerza avasalladora y delirante. En cuanto a la narrativa, hemos seleccionado lo más expresivo y que por su unidad temática, son muestra suficiente de dicho género, al menos hasta hoy. Estimado lector, ponemos en sus manos, páginas selectas de autores igualmente selectos, que, estamos seguros -los más jóvenes-, y por quienes apostamos, sabrán ocupar el sitial que desde aquí les hemos querido dar, serán ellos y sólo ellos los responsables de su destino literario o de lo anecdótico de su afán.

Miguel Ángel Guzmán Dávila

Salamanca, octubre de 2006.

No hay comentarios: